13/03/2019 -
LA COSTA - AGUAS VERDES
Valentino: un pequeño con una fortaleza gigante

La historia de este costerito de apenas 6 años conmueve, también indigna en algunos momentos, pero él enseña con el ejemplo, que los obstáculos de la vida están para sortearlos.


 


Romina Gutierrez es la mamá de Valentino y a finales del mes de junio de 2018, tras una simple caída de una silla de un nene de 5 años, acudió al Hospital de Mar de Ajó y comenzó a vivir una pesadilla.


 “Valen se golpeó el año pasado, el glúteo izquierdo, se cayó de la silla, lo llevamos al Hospital reiteradas veces, nos mandaban betametasona, ibuprofeno, hasta que después de tres semanas, tres semanas y media, tuve que pelearme con la pediatra para que me mande a hacer otro estudio porque ellos me decían que era un hematoma”, contó a Opinión FM 104.7, la mamá de niño de Aguas Verdes.


Continuó la crónica de lo sucedido, detallando: “le hicieron una ecografía y salió que ese supuesto hematoma estaba infectado, nos mandaron antibióticos y a casa, a los tres días de darle el antibiótico, el hematoma tenía como una dureza al costado del agujerito del ano y se le inflamó todo”.


“Lo llevamos al Hospital, quedamos más o menos tres días internados en el Hospital de Mar de Ajó, le daban calmantes cada ocho horas, un derivado de morfina por el cuál Valentino gritaba y gritaba porque pasaban los días y eso seguía inflamándose cada vez más y más y decían que había que darle unos días más para después drenarlo”, agregó.


La agonía para Valentino continuó: “pasaron los días, Valentino no paraba de gritar de dolor, no se podía ya acostar boca arriba, tenía que estar boca abajo prácticamente, los glúteos se le habían deformado, la colita se le había deformado, no iba de cuerpo” e indicó que “le pedía por favor a los pediatras que le den algo más fuerte para que le calme el dolor, él empeoraba en vez de mejorar”.


“Hablo con el pediatra, le pido por favor que haga algo, por lo que me responde que era normal que le duela por la zona del golpe”, detalló Romina, a lo que sumó que “le pedí que nos traslade a cualquier lado, que no quería estar más ahí, que el nene estaba empeorando en vez de mejorar y que me traslade”.


“Nos trasladaron a Mar del Plata con una órden para drenar, llegamos a Mar del Plata, lo drenaron, hicieron una biopsia, resonancia, y resultó ser que no era un hematoma, que era un tumor”, destacó la mamá de Valentino.


Un sarcoma rabdiomiosarcoma alveolar ubicado en el glúteo izquierdo con metástasis en el glúteo derecho de 12 centímetros de profundidad por 10 centímetros de alto era lo que Valentino tenía.


“Le hicieron una colostomía, porque es muy agresivo el tipo de tumor y no sabían si iba a responder a la quimio”, aportó Romina.


9 ciclos de quimioterapia, una operación para extirpar el tumor (del cuál aún queda un centímetro) y 28 sesiones de rayos fue lo que nuestro Pequeño Gigante, afrontó hasta el mes de enero.


“Tengo a mi familia, a mis amigos, la verdad es que toda la gente está apoyándonos, acompañándonos, ayudándonos, gracias a la ayuda que recibimos de toda la gente que recibimos el año pasado pudimos pagar el alquiler, porque nos tuvimos que quedar alquilando en Mar del Plata hasta diciembre”, comentó Romina.


La Gigante mamá de Valentino no puede trabajar, Valentino, ya que tiene 6 años necesita de su cuidado intensivo, y sobre todo de su amor: “a veces trato de buscar algunas cositas para vender y hacer algo pero se me hace imposible, porque esto es el día a día”.


“Valen está súper bien de ánimo, siempre, todo su tratamiento super bien, es un nene muy dulce, muy simpático, es alegre, tiene unas ganas de vivir, no sé de dónde saca fuerzas”, expresó Romina.


El costerito terminó de “apechugar” 9 ciclos de quimioterapia y 28 sesiones de rayos en enero, luego en el segundo mes del año se le hicieron imágenes donde aún se ve el centímetro de tumor que quedó de la cirugía, que sigue ahí en el glúteo izquierdo e hizo metástasis en el glúteo derecho y esto roza su pequeña vejiga, la cual corre riesgos: “nos dieron en marzo 6 ciclos más de quimioterapia, y un año de mantención, después del segundo ciclo le van a hacer una imagen porque quieren matarlo con la quimio porque si va a cirugía está en riesgo de dañar la vejiga”, detalló la jóven.


“Es muy difícil llevarlo a las quimios pero él está activo, él está bien, él quiere ir a la plaza, andar en monopatín, tiene esa fuerza, tiene ganas de vivir”, dijo Romina.


Hoy la obra social, afortunadamente, les cubre los gatos de alquiler pero se está haciendo una nueva rifa para los gastos diarios de Valentino y para poder afrontar un tratamiento alternativo con el Dr. Crescenti que cuesta entre 5 y 7 mil pesos por mes.


El bono contribución se puede conseguir en Aguas Verdes en: Pucará, Heladería La Esquina, Wacolda.; en San Bernardo: Farmacia Filgueira; en La Lucila del Mar: Lavadero Azul y en Mar de Ajó Norte Supermercado Mandraque y Kiosco Beto.


Asimismo, todas las actualizaciones de salud de Valentino y el contacto directo con su mamá, está ingresando a su Facebook: Romi Ricardo.


Ivana Rodriguez


 



TAPA EDICIÓN: 23/08/2019





EDICIONES ANTERIORES



ESPACIO PUBLICITARIO


REDES SOCIALES


ESPACIO PUBLICITARIO



PROPIETARIO: Mariano Alberto Bobryk
DIRECTOR: Mariano Alberto Bobryk
PROPIEDAD INTELECTUAL: en tramite
(C) 1996 - 2018 GRUPO MAB - LA COSTA, BUENOS AIRES