08/06/2019 -
COLUMNA : SABIAS QUE…
Que sábes de los Pinos de tu Ciudad?

Todos los días y desde siempre quienes recorremos nuestras hermosas ciudades del Partido de la Costa, los que vivimos aquí desde siempre, los que disfrutamos en Temporada de verano y los que estamos solamente de paso disfrutamos de los paisajes que nos dan la majestuosidad de nuestros pinos, entre otras especies de plantas y árboles.


Vemos a diario un montón de piñas caídas, casi se diría que sembradas al alcance de nuestras manos. Pasamos indiferentes sin saber, en la mayoría de los casos que tanto los Pinos, como las piñas guardan un enorme secreto histórico.


 Este artículo conlleva la misión de revalorizar a nuestros pinos y sus frutos contándoles un poquito de su historia.


La simbología del pino acompaña al ser humano desde sus inicios, ya que antes de que los hombres empezaran a caminar erguidos sobre sus extremidades, vivían encima de los árboles, para protegerse de los depredadores y unos de los principales ayudantes de la subsistencia humana fue el Pino.


Lo que le llamó la atención al hombre primitivo fue que no quedaban “desnudos” en el invierno, mantenían todo el año sus hojas. El pino es un árbol perteneciente al género de las Coníferas y sus hojas son perennes. A partir de ese momento el Hombre empezó a relacionarlo con la Eternidad.


El Pino es el árbol más antiguo del mundo, entre todos los demás.  Más de cien especies diferentes de pino crecen en las regiones frescas y montañosas de todo el mundo. Los pinos que se encuentran al Oeste de Estados Unidos se sabe que son en la actualidad, las plantas vivas más ancianas de nuestro planeta. 


La veneración humana hacia estos árboles coníferos es igualmente muy antigua. Los pinos eran sagrados para la mayoría de antiguas civilizaciones del Mediterráneo y de Oriente. Muchos dioses griegos y romanos se asocian con el pino:  Zeus, Artemisa, Dionisio, Poseidón.


 


Para occidente y oriente el pino representa la inmortalidad, la fertilidad, la creatividad, la regeneración y la buena suerte. El pino también evoca sufrimiento, muerte y resurrección, siendo la imagen del eterno regreso.


La piña formaba la punta del bastón de Dionisio, antiguo dios de la vida indestructible, la vinicultura, la intoxicación y el renacimiento subterráneo de los mundos externo e interno.


 “Dionisio tiene la piña en la mano, como un cetro, expresando le permanencia de la vida vegetativa. Indica superioridad del dios a la naturaleza. Representa el potencial vital y la glorificación de la fecundidad. La piña simboliza la inmortalidad de la vida vegetativa y animal.”


Como sucede actualmente en nuestros árboles de Navidad, antiguamente la piña del pino solía coronar el mítico Árbol de la Vida, morada de la Gran Madre, fecunda fuente y recipiente de sustentación, curación y transformación.


Todos los remedios hechos con el pino son legendarios. La resina de pino se comía como tónico contra el envejecimiento y se aplicaba en las heridas, para prevenir infecciones. La analítica moderna ha demostrado que una buena infusión de hojas de pino, lleva más cantidad de vitamina C que el propio limón. El pino por ser de hoja perenne y tener una resina incorruptible simbolizo la inmortalidad en la mayoría de las culturas que convivieron con esta conífera. Todas estas culturas y civilizaciones quedaron prendadas de sus espectaculares cualidades.


El afán de supervivencia y resistencia del pino es tal que, cuando el viento de una fuerte tempestad le gana la batalla y lo tumba, el viento le gana la batalla, pero no la guerra


 


Los Celtas reunían piñas como amuletos de fertilidad para las mujeres que querían quedarse embarazadas. Había la costumbre de que dichas mujeres para concebir tenían que dormir con piñas debajo de su almohada. De la pequeña semilla que se encuentra dentro de los piñones, crece un gran pino con sus profundas raíces, su tronco macizo, sus ramas con sus hojas en forma de aguja, que es de donde volverán a surgir las piñas con sus piñones. Este proceso simboliza al Universo, donde lo múltiplo surge del Uno, la diversidad de la unidad y el retorno a la unidad en la semilla. Es la reanudación de todo el ciclo nacimiento-muerte-renacimiento.


Los sumerios y asirios de Babilonia son las dos primeras civilizaciones en donde encontramos el símbolo del cono de la piña, totalmente introducido en sus tradiciones. Las piñas siempre las encontramos en las manos de divinidades o están colgando directamente del árbol de la vida. Parecen estar íntimamente relacionadas con dicho árbol, ya que siempre está presente. Las divinidades que siempre sostienen la piña con su mano derecha, están cara al árbol y con el cono apuntando al propio árbol. Siempre la piña es agarrada con la mano derecha, es una de las características que las representaciones de estos seres nos ofrecen y que no varían con el pasar de los siglos, siempre es la mano derecha.


El simbolismo de la piña también está presente en Egipto en la ornamentación en tiempos de los faraones, la piña alternaba con la flor de loto. Para los egipcios la flor de loto azul representaba la resurrección, por lo que era habitual encontrarlo junto a coníferas en tumbas y ritos funerarios.


En la Edad Media los pinos y sus frutos siguió simbolizando a la inmortalidad, pero con respecto a la fecundidad, las coníferas alcanzaron una gran fama entre una sociedad con graves problemas de procreación. Los magos y las brujas cuando tenían que realizar trabajos relacionados con la fecundidad, el pino no podía faltar. Por aquellos tiempos, un matrimonio que no tenía hijos, solía contratar los servicios de un experto en artes mágicas. Para este tipo de trabajos un mago solía utilizar dos instrumentos simbólicos: su varita mágica de uso habitual y una gran piña. A la hora de procurarse la piña, el mago se internaba en el bosque y seleccionaba la piña de mayor tamaño que aún conservaba en su interior todos los piñones. Aquella era la piña correcta.


Ahora toda vez que mires a un Pino u observes una piña caída en tu ciudad sabrás que el peso de la historia está más cerca de tuyo. Lo sabías?  BALCARCITO, 18 de Mayo de 2019


Fuente: Johnny Mc Clue “El pino, símbolo de resistencia, fecundidad y eternidad”


 


 



TAPA EDICIÓN: 20/06/2019





EDICIONES ANTERIORES



ESPACIO PUBLICITARIO


REDES SOCIALES


ESPACIO PUBLICITARIO



PROPIETARIO: Mariano Alberto Bobryk
DIRECTOR: Mariano Alberto Bobryk
PROPIEDAD INTELECTUAL: en tramite
(C) 1996 - 2018 GRUPO MAB - LA COSTA, BUENOS AIRES